Share Voto rápido

Poll Enlace

500 px
350 px
250 px
Vista previa

Vista previa del widget:

Anchura - px Altura - px

Cerrar vista previa
! Estás usando un navegador que no es compatible La versión de tu navegador no es válida para Toluna, te recomendamos que instales la última versión Actualizar
Nuestra política de privacidad protege tu membresía a nuestro Influencer Panel. Puedes acceder aquí. Nuestro sitio utiliza cookies. Las cookies hacen que toda tu experiencia sea mejor. Conoce más acerca de ellas en nuestra política de Cookies.

asasharv

  hace 51 meses

La leyenda de Naylamp
Cerrado

En el siglo XVI el cronista Miguel Cabello de Balboa registró para la posteridad la leyenda de Naylamp también llamado Ñañlamp o Naymlap en su obra “Miscelánea Antártica”, Naylamp fue un caudillo misterioso después elevado a la categoría de divinidad que arribó a la costa norte -lo que hoy es la caleta de San José en Lambayeque- al mando de una flota de balsas, acompañado de sus concubinas, su esposa llamada Ceterni y una inmensa corte.
Ni bien toco tierra, Naylamp presentó a los locales la efigie de un dios con sus propias características físicas, hecho en jade verde, llamado Yampallec (de ahí el nombre Lambayeque de la actual región) y para la adoración de este dios se construyó un poblado con casas, palacios y templo, aledaño al río Faquisllanga –hoy río Lambayeque-, conocido entonces como Chot y hoy como Huaca Chotuna.
Todos los indicios sugieren que Naylamp fue el fundador del imperio Sicán (siglo IX D.C), este sería un guerrero o caudillo venido de tierras del norte (posiblemente Ecuador, aunque los más osados hablan de un navegante de origen Maya) y a su muerte fue divinizado por su descendencia, quienes difundieron la creencia de que Naylamp era inmortal y que ascendió por voluntad a los cielos utilizando sus propias alas.
La descendencia de Naylamp se erigió como gobernante de los valles de Lambayeque hasta que el gran imperio Chimú conquistó la zona en el siglo XV, Naylamp quedo inmortalizado en los famosos cuchillos ceremoniales conocidos como Tumis que han quedado como herencia cultural tanto de la cultura Sicán como Chimú pues este pueblo también le guardó respeto, en estos cuchillos la deidad aparece como una figura señorial, ricamente ataviada y con un par de alas extendidas. Los incas también utilizaron los Tumis en algunas de sus ceremonias.
Los Tumis pueden ser apreciados en la mayoría de los museos de Lambayeque como el Museo Bruning, en cuyos jardines hay una imponente imagen de Naylamp, los Tumis hoy en día son souvenirs muy populares en la mayoría de mercados artesanales en todo el Perú, son representaciones fabricadas en madera, cobre o latón de diferentes tamaños, ofrecidas a los turistas quienes por lo general no resisten la tentación de llevar a casa una de estas réplicas como recuerdo.
La imagen de Naylamp también ha sido representada en otros objetos, en el 2011 se descubrieron en la zona, unas orejeras de oro con la imagen del jerarca-deidad, como parte del atavío mortuorio de un importante personaje sepultado en Chotuna, que los expertos creen podría ser un descendiente directo de Naylamp, otros objetos también tenían la representación del mítico personaje, entre estos la máscara alada y un bastón de oro de 20 cm.
Responder

Copiado en portapapeles

Unas cosillas antes de empezar

Para crear contenido en la comunidad

Verifica tu correo electrónico / reenviar
No gracias, estoy echando un vistazo

OK
Cancelar
Hemos desactivado la opción para conectarse con Facebook. Por favor, introduzca su email de Facebook para restablecer su contraseña.
Por favor, asegúrate de que el campo Correo electrónico es válido
Cancelar
Procesando los datos...
Cuando subes una imagen, nuestra web tiene un aspecto mejor.
Cargar